El relator especial de la ONU sobre la pobreza extrema y los derechos humanos lanza ‘armas de fuego’ contra el fracaso para abordar la pobreza

by Steven L. B. Jensen Senior Researcher at the Danish Institute for Human Rights Asuntos contemporáneos y emergentes, Blog, Blog, By invitation

“El mundo se encuentra en una encrucijada existencial”. Estas fueron las palabras de apertura de la presentación del informe final del Relator Especial sobre Pobreza Extrema y Derechos Humanos, Philip Alston, al Consejo de Derechos Humanos de la ONU, en  julio de 2020.

El profesor Philip Alston, uno de los expertos en derechos humanos más distinguidos del mundo, utilizó su mandato de cinco años para destacar los vínculos críticos entre la pobreza, la desigualdad y las fallas en la protección de los derechos humanos a nivel mundial.

Alston también ha emprendido una serie de misiones o visitas oficiales a distintos países. Durante éstas, documentó violaciones graves y sistémicas a derechos humanos causadas, por ejemplo, por políticas de austeridad en el Reino Unido y España o por las desigualdades extremas y en expansión en los Estados Unidos. Sus informes, los cuales se caracterizan por una investigación robusta y estar basados ​​en hechos, han creado una gran incomodidad entre los gobiernos, especialmente en el Reino Unido y los Estados Unidos, a quienes no les gusta enfrentar este tipo de escrutinio internacional.

En particular, el trabajo de Alston ha sido bien recibido por las personas, grupos comunitarios, grupos de expertos y organizaciones con quienes se reunió, escuchó y a quienes dio voz al describir las realidades socioeconómicas, políticas y de derechos humanos que experimentan en su vida cotidiana.

Su trabajo ha dejado una marca.

Su visita de 2018 al Reino Unido, por ejemplo, inspiró la creación de la “Alianza de los Derechos Sociales del Nordeste de Inglaterra”. La población local, de las áreas más afectadas por la política de austeridad del gobierno del Reino Unido en la última década, tomó esta iniciativa inspirada en su investigación en nombre de las Naciones Unidas. Es un gran ejemplo de cómo la vigilancia internacional de los derechos humanos puede tener un impacto cerca de casa.

El Relator Especial de la ONU no deja su mandato de manera silenciosa. Por buena razón. Llamar oportuno su informe final, titulado “El estado lamentable de la erradicación de la pobreza”, sería una subestimación. Su informe fue presentado al Consejo el 7 de julio de 2020 durante su reciente 44º período de sesiones. Más de 45 estados y 10 ONG emitieron declaraciones en respuesta al informe y al trabajo del Relator Especial de la ONU.

El desafío es que la sociedad civil siga adelante con sus recomendaciones, ya que es poco probable que muchos gobiernos lo hagan.

La “encrucijada existencial” identificada por Alson, involucra cinco elementos: la pandemia Covid-19, una profunda crisis económica, un cambio climático devastador, una desigualdad extrema y un movimiento que lucha contra la prevalencia del racismo en numerosos países. Hay un hilo común que atraviesa todos estos desafíos, a saber, como él escribe, “la negligencia dramática y duradera de la pobreza extrema y la minimización sistemática del problema por parte de muchos gobiernos, economistas y defensores de los derechos humanos”.

El Relator Especial de la ONU nos ha advertido durante años sobre esta negligencia, incluyendo mucho antes de que el Covid-19 ingresara al panorama global. Ahora, la pandemia está aquí para exacerbar todos los problemas existentes. Las estimaciones del impacto de Covid-19 predicen que más de 70 millones de personas adicionales serán llevadas a la pobreza extrema (el número aumenta a 176 millones con una medición más razonable para este nivel de pobreza). Cientos de millones quedarán desempleadas. Se estima que más de 250 millones están en riesgo de hambre aguda.

Hay una razón por la que hemos llegado a este punto. Según Alston, no hemos tomado suficientemente en serio la pobreza extrema ni hemos abordado las consecuencias de sus problemas. En realidad es peor que eso. Los principales actores políticos, armados con la superficial medida de pobreza internacional del Banco Mundial, han declarado un progreso importante (casi la victoria), sobre la pobreza extrema demasiado pronto. La complacencia ha gobernado el discurso global. El oportunismo y la indiferencia lo han nutrido.

“Confianza fuera de lugar” en la línea de pobreza internacional del Banco Mundial

Alston ha invertido un esfuerzo considerable en analizar lo que califica una “dependencia equivocada” en la medición del Banco Mundial: la llamada Línea Internacional de Pobreza (LIP). La línea de pobreza actual se coloca en un ingreso de $ 1.90 por día. El mensaje positivo ha declarado que desde 1990, el número de personas en extrema pobreza ha caído de 1,895 mil millones en 1990 a 736 millones en 2015 o de alrededor del 36% al 10% de la población mundial.

Eso sería una buena noticia, si fuera cierto.

El problema es que la medida elegida sesga la conversación y distorsiona la realidad. El umbral real de la pobreza extrema existente puede ser de tres a cuatro veces mayor.

La LIP del Banco Mundial no toma en consideración los factores económicos relativos relacionados con la paridad del poder adquisitivo entre países. Es una medida única para todos. Ha sido ampliamente criticada, pero aún así, se está promoviendo como la medida clave. Esto a pesar de que las principales instituciones y actores lo saben. Es de destacar que el economista que desarrolló la Línea Internacional de Pobreza ahora está criticando su uso. Es uno de los expertos que Alston ha consultado en la preparación del informe.

Los problemas con la LIP del Banco Mundial se vuelven particularmente discordantes en comparación con las líneas de pobreza nacionales establecidas por muchos países. Las discrepancias aquí son realmente alucinantes. Alston cita las comparaciones más recientes que están disponibles: “Tailandia tiene una tasa de pobreza de 0% bajo la LIP pero 9.9% bajo la línea nacional, Estados Unidos, 1.2% versus 12.7%, Sudáfrica 18.9% versus 55%, y México, 1.7% versus 41.9% “.

La conclusión es clara. Esta medida del Banco Mundial no debería ser una referencia central cuando se trata de determinar si la comunidad internacional está erradicando la pobreza extrema o no. Está diseñada para reflejar un “nivel de vida asombrosamente bajo, muy por debajo de cualquier concepción razonable de una vida digna”.

Necesitamos desesperadamente una nueva conversación sobre cómo enfrentar la pobreza y la desigualdad. Necesitamos formas de medir que hablen mucho más sinceramente de las realidades vividas. La pandemia de Covid-19 solo hace que esto sea más urgente. La medida del Banco Mundial no debe seguir propagándose porque existen medidas más razonables. El problema es que todavía se está propagando. Se ha convertido en un punto de referencia para medir el Objetivo de Desarrollo Sostenible 1 sobre la pobreza, parte de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible.

Metas de desarrollo sostenible

Por lo tanto, no es sorprendente que la segunda área de enfoque de la evaluación crítica del Relator Especial de la ONU sean los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). El reporte identifica una gran cantidad de actividad relacionada con la implementación de los ODS pero de poco impacto transformador. La evaluación es bastante condenatoria: “En lugar de promover el empoderamiento, la financiación, las asociaciones y la rendición de cuentas, demasiada energía en torno al proceso de los ODS se ha destinado a generar portales, paneles, planes de participación de las partes interesadas, informes insípidos y carteles coloridos. Las evaluaciones oficiales rara vez son críticas o centradas, y a menudo se esconden detrás de la jerga”.

Se cita a un observador quien afirma que el principal foro de rendición de cuentas, el llamado Foro Político de Alto Nivel que concluyó la reunión anual de dos semanas de 2020 el 17 de julio de 2020, es “una plataforma que acoge a todos y no desafía a ninguno”. Esto simplemente no es lo suficientemente bueno, aún más en tiempos de crisis global.

Está claro que la pandemia de Covid-19 nos obliga a repensar las estrategias para la implementación de los ODS. No estábamos en línea con el cumplimiento de los ODS para 2030 antes de que llegara la pandemia. La situación ahora ha empeorado. Sin embargo, el apetito parece salvar principalmente el proceso de los ODS de la situación de la pandemia, pero no podemos evitar tener que enfrentar su devastadora realidad.

Un eslogan clave ha respaldado los ODS desde su adopción en 2015, a saber, “no dejar a nadie atrás”. Esto tiene el potencial de servir como un concepto transformador de derechos humanos que desafía la discriminación, la marginación y las desigualdades. Sin embargo, este eslogan corre el riesgo de convertirse en la última glosa que le damos a nuestros compromisos de desarrollo internacional si no nos ayuda a lograr la tracción contra la falta de responsabilidad que actualmente es tan frecuente en los procesos de implementación y revisión de los ODS.

El Relator Especial de la ONU ha proporcionado algunas críticas muy relevantes sobre la implementación de los ODS que la comunidad internacional haría bien en considerar. También ofrece una gama de soluciones de políticas para la comunidad internacional. Éstas incluyen abordar la desigualdad, adoptar la redistribución, implementar la protección social universal, adoptar la gobernanza participativa y avanzar más allá del debate sobre la ayuda para promover la justicia fiscal. Sobre el último punto, explica que: Los términos “impuestos” y “fiscal” aparecen únicamente una vez en la Agenda 2030. La suposición parece ser que esos problemas solo se relacionan con el desafío de la financiación. Pero los impuestos, tanto como un símbolo de solidaridad y reparto de la carga, como un reflejo de valores más profundos, deben estar al frente y al centro en cualquier conjunto de políticas para eliminar la pobreza.

El Relator Especial de la ONU sobre la pobreza extrema y los derechos humanos no es la única persona que ha presentado estos argumentos en público. Muchas organizaciones de la sociedad civil, defensores de los derechos humanos y economistas también están planteando exactamente estos puntos. Sin embargo, Alston tiene toda la razón al usar su mandato para llevar este debate ante el Consejo de Derechos Humanos de la ONU.

Es uno de los debates más importantes y de principios que debe tener lugar a nivel nacional e internacional. Cuando eliminamos el velo de la propaganda de los datos sobre la pobreza extrema a nivel mundial, algo que el informe del Relator Especial de la ONU nos ayuda a hacer de manera convincente, el claro que se ha logrado muy poco progreso durante varias décadas. No se trata solo de decir la verdad al poder. Se trata fundamentalmente de hablar con sinceridad sobre la condición humana global.

El párrafo final del informe, que también es la declaración final del distinguido mandato de cinco años de Alston como Relator Especial de la ONU, resume cuáles son las lecciones para todos nosotros: “La pobreza extrema es y debe entenderse como una violación de los derechos humanos … Solo cuando el objetivo de hacer realidad el derecho humano a un nivel de vida adecuado reemplace la miserable línea de subsistencia del Banco Mundial, la comunidad internacional estará en camino de eliminar la pobreza extrema”.

 

El mensaje realmente no podría ser más claro. La pregunta es: ¿realmente le importa a la comunidad internacional?


Este artículo apareció por primera vez en Maverick Citizen en inglés y se ha reproducido con el amable permiso del autor.


El nuevo relator especial de la ONU sobre pobreza extrema y derechos humanos es Olivier de Schutter, profesor de derecho internacional de los derechos humanos en la Universidad de Lovaina, Bélgica. Anteriormente se desempeñó como Relator Especial de la ONU sobre el derecho a la alimentación.


Steven LB Jensen es investigador principal en el Instituto Danés de Derechos Humanos. Es coeditor de la antología Historias de desigualdad global. Nuevas Perspectivas publicadas por Palgrave Macmillan en 2019.


Foto: los residentes se reúnen en los balcones de un bloque de apartamentos residenciales en ruinas en el Distrito Central de Negocios de Johannesburgo, el jueves 7 de mayo de 2020. (Foto: Waldo Swiegers / Bloomberg a través de Getty Images)

 

Share this Post